lunes, 9 de septiembre de 2013

Nativos e inmigrantes digitales.


¿Quiénes son los nativos digitales? 

¿Y los inmigrantes digitales?

En este interesante artículo, Mark Prensky analiza las características de los niños y jóvenes que nacieron con la tecnología, los compara con el adulto que ha tenido que aprender con libros, acerca de esta tecnología, y señala la gran importancia de la brecha digital.

"Los estudiantes universitarios de hoy representan la primera generación que creció con esta nueva tecnología. Han pasado su vida entera rodeados por y usando computadoras, vídeo juegos, reproductores de música digital, cámaras digitales, teléfonos celulares y todos los juguetes y herramientas de la era digital. El promedio de los estudiantes universitarios de hoy pasa menos de 5.000 horas de sus vidas leyendo, pero más de 10.000 horas jugando vídeo juegos (sin mencionar las 20.000 horas mirando TV). Los juegos de computadora, el email, internet, los teléfonos celulares y los mensajeros instantáneos son parte integral de sus vidas."

Está claro que esta pérdida de horas de lectura está teniendo un fuerte impacto sobre las habilidades de los estudiantes universitarios, ¿qué hacer? tal parece que estas tendencias son irreversibles, ¿tendremos que buscar estrategias de aprendizaje que no dependan tanto de la lectura?, ¿es posible aprender sin estas habilidades lectoras? ¿ qué habilidades pueden suplir a la habilidad lectora? Hay material para muchas investigaciones.

Un artículo indispensable para los profesores y padres de familia (Además está en español).


Otro artículo que también puede ser útil para entender a qué se refiere Prensky es el siguiente:

http://repositori.upf.edu/bitstream/handle/10230/21226/Cassany_PE_9.pdf?sequence=1

"3. Reunión de alto nivel en el rectorado de mi universidad. En plena y tensa discusión  se escucha el estribillo de Could you be loved de Bob Marley. Un vicerrector, con corbata y traje, empieza a hurgar en el bolsillo mientras enrojece poco a poco… Saca su móvil y apretando reiteradamente las teclas consigue apagar la llamada. Pero a los cinco minutos empieza nuevamente el estribillo e interrumpe nuevamente la reunión. Completamente rojo, incapaz de parar la llamada, el vicerrector abre la tapa de atrás y saca la batería para desconectar el móvil. “Perdonen ustedes”, concluye, “…mi hijo lo reconfiguró anoche y no sé cómo funciona…” Barcelona, febrero de 2008."

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada